Publicado el Deja un comentario

Limpiar piedras o cristales: cargar, programar y limpiar.

Limpiar, cargar y programar los cristales o piedras

Si realmente quiere ser favorecido de las propiedades de las piedras, deberías limpiar y purificar ante de usarlas, pues absorbe los sentimientos de las personas que lo hayan tocado antes de que tú. Evita que toquen tu gema, y si esto pasa, debes de limpiar y programar nuevamente.

Limpieza

Las gemas que están pulidas, trabajadas, de superficie suave, similar a un vidrio o cristal, se pueden poner por “unos minutos” nada más, debajo del grifo con el agua corriendo o sumergirse en agua salada o en el mar. Al hacer esto, le puedes poner la intención de limpian toda la negatividad. Por el contrario, las gemas que tienen junturas, que son porosas, que son rusticas, se debe evitar de mojar con agua, ya que esto podría desgastarlas. Para el caso de las gemas rusticas o porosas, se recomienda limpiarlas en seco, se entierra la piedra dentro de un recipiente de vidrio con sal marina o sal gruesa, de este modo, la sal absorbe las energías negativas. Para una primera limpieza, 1 día completo, para limpiezas posteriores, solo basta con una noche, luego se quita el exceso de sal de la piedra, con un paño o con un cepillito.

Es importante saber que piedras o gemas que ya están integradas a alguna joya con metal, resultarán ser más delicadas, por tanto “no” es recomendable limpiar con agua o con sal, ya que esto puede deteriorar y oxidar los metales que estén fundidos a la joya. Para este caso se recomienda limpiar con humo de incienso, este es el método que se recomienda para todo tipo de piedras y accesorios ya que no las deteriora, para cualquier piedra y en cualquier metal. Para hacerlo debemos encender un incienso y cuando empecemos a ver el humo ponemos nuestra piedra o accesorio en contacto con este, cuando lo envuelva iremos visualizando que el humo se lleva todas las impurezas. Importante: La técnica de la sal no está indicada para: ámbar, esmeralda, lapislázuli, ópalo, malaquita y turquesa.

Cargar de buenas energías

CEl simple hecho de exponerlos al sol o a la luna ya está haciendo que los cristales se carguen. Esto se debe hacer al menos un par de veces al mes, para que así te aporte buenas vibras, debes pensar que se comporta igual que una pila recargable. Si se exponen al sol directo, que no sea por más de 5 horas, y en un horario que el sol no esté tan agresivo, ya que algunas gemas pueden mutar su color original o se sobre calientan, (la amatista y el citrino, no deben ponerse al sol, porque se queman), si se opta por cargar con la luna, deberá esperar a la luna llena y dejarlos toda la noche.

Programar una piedra

La programación de un cuarzo, piedra o accesorios consiste en dejar que las piedras hagan su trabajo y que la energía fluya a través de ellas para un propósito. Las piedras son una herramienta pero si no estamos nosotros mismos en sintonía con lo que queremos, es difícil que ellas nos ayuden. Hay diferentes maneras de programar un cristal:

Pon tu piedra en la mano izquierda y con la mano derecha encima, proyecta lo que deseas ( solo una petición por vez). Luego acomódalo entre tus dos manos concentrándote en lo que deseas, inspira, y al espirar, suelta el aire por la boca soplando energéticamente tu intención dentro de la gema.

El tercer ojo

Otra opción es colocar la gema en el tercer ojo, (en el entrecejo, antes del comienzo de la nariz).Concéntrate en lo que quieres proyectar en tu piedra. Inspira y pon una de las caras de la gema en el tercer ojo imaginando lo que quieres, y en el momento de la espiración, proyecta luz blanca azulada por el tercer ojo.

Esta opción es usando el chakra Cardíaco, esta programación está destinada para el amor; pon tu gema pegada a tu centro del pecho y emite la energía del amor universal, proyectando luz por el cardíaco.

Una de las opciones más efectivas, es usar tu voz para señalar el propósito, toma el cristal en tus manos e imagínalo rodeado de luz. Pronuncias en voz alta “Dedico este cristal al mayor bien para todos, que sea usado en paz y amor”. Y a continuación concretar más sobre tu propósito: sanación tuya o de otros, calma, activación de tu energía, protección. Cuanto más específico se sea, mejor. Y, mejor en voz alta, decimos “Programo esta gema para…”.

Después coloca la piedra en un sitio donde puedas verlo con frecuencia o guárdalo en el bolsillo, usarlo como una joya o dáselo a la persona que necesita ese bien. Es bueno sostenerlo en las manos varias veces al día. Si tu cristal se rompe, se quiebra o lo pierdes, no lo lamentes, pues eso es que ya cumplió su papel contigo, le enviaron energías negativas y actuó como escudo y se sacrificó por ti.

Deja una respuesta